4. Prácticas tradicionales perjudiciales para la salud de las mujeres

Existen “prácticas nocivas”, amparadas en la tradición y la cultura, que constituyen una violación a los derechos humanos, poniendo en riesgo la salud y los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres.
“Los Estados no deben invocar ninguna costumbre, tradición o consideración religiosa para eludir su obligación de eliminar la violencia contra la mujer”.
Art. 4 de la Declaración de la ONU sobre la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, aprobada por la Asamblea General en 1993.

Hay que tener en cuenta que cuando una norma o práctica cultural afecta de manera diferenciada a mujeres y hombres, a menudo esconde discriminación.

Fuentes: Oficina del Alto Comisionado de Derechos Humanos de la ONU, UNICEF.

Kuito, Bié (Angola) 2013
© Bruno Abarca | brunoat.com