5. Mutilación genital femenina (MGF)

Es una práctica tradicional perjudicial con fuertes y ancestrales raíces socioculturales, reconocida como una extrema violación de los DD.HH. Comprende aquellos procedimientos que, de forma intencional y por motivos no médicos, alteran o lesionan los órganos genitales femeninos (OMS).

Según la OMS, existen distintos tipos de MGF, el más común (supone el 85% de los casos) es el que consiste en la resección parcial o total del clítoris y los labios menores, con o sin excisión de los labios mayores (tipo II).

Entre 100 y 140 millones de niñas y mujeres en todo el mundo viven con las consecuencias de la MGF.

Se suele practicar en la infancia y la adolescencia, generalmente antes de los 14 años.

“Me dijeron que debía ser fuerte y no llorar si quería mantener el honor de mi familia. Después me vendaron los ojos y me inmovilizaron. Con dos gruesas cuerdas ataron mis rodillas, me abrieron las piernas e hicieron lo que quisieron: cortaron, cosieron… El dolor era tan insoportable que no pude evitar emitir alaridos ensordecedores.”

(Hawa Aden Du’ale, somalí, fue mutilada a los 8 años).

Las principales consecuencias para la salud de las mujeres son:
•Hemorragias e infecciones (incluido el VIH) que pueden conducir a la muerte.
•Esterilidad, dificultades en el parto.
•Disfunciones sexuales.
•Incontinencia urinaria.
•Trauma emocional, depresión, ansiedad…

Brakna (Mauritania) 2014
© Bruno Abarca | brunoat.com